Los Mejores Drones Calidad-Precio 2018

En los últimos años ha habido un verdadero boom en la venta de drones, tanto en España como en el extranjero, y es justo pensar que en el futuro estos dispositivos serán de uso diario.

Pero en un mercado en constante expansión como este, que presenta productos cada vez más nuevos y de alta tecnología, a veces es difícil identificar los que realmente cumplen con los requisitos necesarios.

En este artículo encontrarás información precisa sobre las características de los distintos tipos que existen para tomar la decisión correcta.

Esta guía te ayudará a elegir el mejor drone según presupuesto y necesidades y los drones con la mejor relación precio-rendimiento, describiendo los mejores productos del mercado y enumerando sus características, fortalezas y debilidades.

Tabla comparativa

Imagen
Syma X5C-1/ X5C Drone Quadcopter de 6 Ejes con Cámara HD de alta definición y Control Remoto 2.4G 4CH RTF 2G TF Tarjeta
DJI Mavic Air - Dron con cámara para grabar videos 4K a 100 Mb/s y Fotos HDR, 8 GB de almacenamiento intero - Negro
DJI Phantom 4 Advance Dron con cámara de 20 MP, Color Blanco, Color Advanced (DJ0010)
GoolRC Syma X5C Exlorers 2.4G - Dron Quadcopter de 6 ejes con control remoto y cámara HD Rojo
Parrot AR.Drone 2.0 Elite Edition Snow - Dron cuadricóptero (12 minutos de vuelo, cámara HD, 50 metros de alcance, pilotaje con Smartphone o Tablet)
Tiempo de video
30 minutos
21 minutos
30 minutos
7 minutos
-
Tiempo de vuelo
5-8 minutos
21 minutos
30 minutos
7 minutos
5-8 minutos
Tiempo de carga
100 minutos
-
-
75 minutos
-
Pixeles de la cámara
200 W
12 MP
20 MP
2.0 MP
-
Control de distancia
50 metros
4 kilometros
7 kilometros
30 metros
50 metros
Opiniones
635 Opiniones
30 Opiniones
6 Opiniones
88 Opiniones
14 Opiniones
Valoración
MAS VENDIDO
Imagen
Syma X5C-1/ X5C Drone Quadcopter de 6 Ejes con Cámara HD de alta definición y Control Remoto 2.4G 4CH RTF 2G TF Tarjeta
Tiempo de video
30 minutos
Tiempo de vuelo
5-8 minutos
Tiempo de carga
100 minutos
Pixeles de la cámara
200 W
Control de distancia
50 metros
Opiniones
635 Opiniones
Valoración
Comprar
Modelo
Imagen
DJI Mavic Air - Dron con cámara para grabar videos 4K a 100 Mb/s y Fotos HDR, 8 GB de almacenamiento intero - Negro
Tiempo de video
21 minutos
Tiempo de vuelo
21 minutos
Tiempo de carga
-
Pixeles de la cámara
12 MP
Control de distancia
4 kilometros
Opiniones
30 Opiniones
Valoración
Comprar
EL MEJOR
Modelo
Imagen
DJI Phantom 4 Advance Dron con cámara de 20 MP, Color Blanco, Color Advanced (DJ0010)
Tiempo de video
30 minutos
Tiempo de vuelo
30 minutos
Tiempo de carga
-
Pixeles de la cámara
20 MP
Control de distancia
7 kilometros
Opiniones
6 Opiniones
Valoración
Comprar
Imagen
GoolRC Syma X5C Exlorers 2.4G - Dron Quadcopter de 6 ejes con control remoto y cámara HD Rojo
Tiempo de video
7 minutos
Tiempo de vuelo
7 minutos
Tiempo de carga
75 minutos
Pixeles de la cámara
2.0 MP
Control de distancia
30 metros
Opiniones
88 Opiniones
Valoración
Comprar
MEJOR PRECIO
Imagen
Parrot AR.Drone 2.0 Elite Edition Snow - Dron cuadricóptero (12 minutos de vuelo, cámara HD, 50 metros de alcance, pilotaje con Smartphone o Tablet)
Tiempo de video
-
Tiempo de vuelo
5-8 minutos
Tiempo de carga
-
Pixeles de la cámara
-
Control de distancia
50 metros
Opiniones
14 Opiniones
Valoración
Comprar

Los 10 Mejores Drones en 2018

10. Hubsan H107C X4

Un excelente dron para principiantes. Estéticamente es muy bonito y práctico, y mide sólo 7x7cm. El plástico del que está formado es muy resistente y permite jugar con él sin tener que pensar en caídas ruinosas.

Hubsan X4 es particularmente adecuado para principiantes, niños o para aquellos que nunca han pilotado drones.

Tiene un vuelo sorprendentemente estable considerando el precio tan barato, dado su pequeño tamaño es muy ágil y responde a los comandos.
Para ser utilizado en modo “principiante” o “experto”.

Extremadamente rápido y fácil de manejar.

Buena señal y buen rendimiento en general. Una máquina que no defraudará a quienes quieran dar sus primeros pasos en este mundillo.

4 Factores decisivos antes de comprar un dron

1. Facilidad de uso

Los que se acercan a los aviones teledirigidos por primera vez probablemente se pregunten qué tan fácil es controlarlos, mientras que los que ya saben cómo operar estos dispositivos radiocontrolados están interesados en saber qué tipo de órdenes se les pueden dar.

Es por eso que hemos reunido bajo la etiqueta “Facilidad de uso” todas las características que conciernen al pilotaje de aviones teledirigidos, que son de interés tanto para principiantes como para expertos. Consideremos qué tipo de control remoto tiene, qué comandos soporta y si hay funciones que faciliten las maniobras.

Mando a distancia

Dependiendo del modelo, puede ser controlado por un control remoto o a través de una aplicación móvil. El primero de estos dos casos es el más común, especialmente con respecto a los aviones no tripulados de gama media-baja, mientras que la integración con aplicaciones o el control totalmente desde teléfonos inteligentes o tabletas se puede encontrar en la gama de precios alta.

Para los principiantes, un zángano con un mando a distancia dedicado es definitivamente preferible, ya que estos son más intuitivos de usar, especialmente cuando se trata de coordinación motora. Estos mandos a distancia suelen tener dos palancas, similares a las de los mandos de la consola principal, y un número variable de botones.

En los casos en que hay integración con aplicaciones móviles, esto suele ofrecer una gama algo más limitada de controles, pero añade la capacidad de tomar vídeo y fotografías mostrando en tiempo real lo que el dron “vio”.

Comandos

Las órdenes que se pueden dar a un avión teledirigido para que vuele son siempre cuatro básicas. A menudo estos términos se encuentran en inglés, por lo que los reportamos en este idioma:

Acelerador: Este es el comando que ajusta la velocidad de las hélices, y cuanto más rápido gira la hélice, más alto gana altura.
Pitch: este comando ajusta los movimientos de avance y retroceso.
Roll: para ajustar los movimientos laterales
Guau: con este comando el dron gira sobre sí mismo

Los modelos más sofisticados también tienen un quinto control, llamado “trim”: con él es posible ajustar la actitud del zumbido, para hacerlo volar perfectamente horizontal o con una inclinación particular.

Funciones

Hay dos funciones principales que se pueden encontrar en un avión teledirigido: el retorno automático y el “modo sin cabeza”. La función de retorno automático sólo está presente en los aviones no tripulados con GPS integrado, que se utiliza para almacenar la posición de despegue y luego regresar una vez que se recibe el comando.

Para explicar el modo sin cabeza, sin embargo, tenemos que entrar en un poco más de detalle en una explicación que es un poco más compleja. Aunque no parezca, de hecho, que los zánganos tengan una parte delantera y otra trasera, normalmente marcadas por la coloración de las cuchillas o, sin embargo, por la presencia de insertos o luces de colores.

Es importante poder distinguir siempre la parte delantera y trasera del avión no tripulado porque todos los controles que se dan están relacionados con la orientación de la aeronave. Por ejemplo, si el frente está de frente al piloto y se le ordena que se mueva a la derecha, se moverá a la izquierda del piloto, es decir, a la derecha del drone.

Como es fácil de entender, pilotear un avión teledirigido en estas condiciones no es muy simple, ya sea porque no siempre se pueden distinguir las luces y los colores a distancia, o porque es fácil desconcentrarse y dar una orden equivocada. Para facilitar el pilotaje nació el modo headless, literalmente “headless mode”: cuando se activa este modo, todos los movimientos son relativos al mando a distancia y no a la “cabeza” del drone, lo que resulta tan irrelevante para la orientación.

Esta característica está muy extendida y ahora se encuentra incluso en los más bajos, de hecho, paradójicamente, son algunos modelos de gama alta los que todavía no la soportan.

La función “sígueme” no está tan extendida: con esto el zumbido se mantiene a una distancia constante del mando a distancia, siguiendo sus movimientos como un perrito.

Por último, recuerde que, por supuesto, el mando a distancia también necesita energía: normalmente se confía a pilas normales de diferentes tipos según el modelo. Las baterías no suelen ser suministradas en el momento de la compra, por lo que debe obtenerlos por separado: son buenas tanto las clásicas baterías desechables, ambas recargables.

2. Autonomía

Lo segundo que tienes que preguntarte es cuánto tiempo puede volar. Para los que no lo saben, digamos que hay que empezar con unas expectativas bastante bajas: incluso los modelos de la gama más alta apenas vuelan durante más de 30 minutos.

En el otro extremo de la escala, los modelos más baratos también tienen menos de 10 minutos de duración de la batería. Esto se debe al hecho de que para accionar los motores del avión no tripulado y soportar su peso en vuelo se requiere mucha energía, y la relación entre potencia y ligereza de una batería no es particularmente eficiente hoy en día. Las baterías utilizadas son, por supuesto, las más ligeras actualmente disponibles, es decir, las del tipo Li-Po, polímero de litio, o Li-Ion, ión de litio.

Ya hemos mencionado los tiempos de vuelo que cabría esperar de un avión teledirigido, pero todavía podemos considerar algunas características de la batería para entender qué rendimiento esperar.

Voltaje

La tensión de la batería tiene una relación directa con la potencia de los rotores y, por lo tanto, con la altitud y/o la velocidad que puede alcanzar. Cuanto mayor sea la tensión, más voluminosa será la batería, por lo que podemos decir que en los modelos más compactos encontraremos baterías de baja tensión (3-4 V), mientras que en los más grandes encontraremos la mayor potencia (14 V o más en el caso de los industriales).

Amperaje

El amperaje de la batería, expresado en mAh (miliamperios/hora), indica la cantidad de energía que la batería puede acumular. Un “stock” más grande puede indicar una autonomía más larga, pero el conjunto tiene que estar naturalmente relacionado con el tamaño y el peso del zángano: un zángano grande necesitará necesariamente un mayor suministro de energía, ya que lo consumirá más rápidamente que los modelos más pequeños.

Tiempos de carga

El tiempo necesario para cargar completamente la batería también depende en parte del amperaje: es obvio que cuanto mayor sea la capacidad de la batería, mayor puede ser el tiempo de carga. Tenemos que decir que, en cualquier caso, los tiempos de carga son siempre más largos que la autonomía de vuelo: oscilan entre 90 minutos y tres horas.

En la gran mayoría de los casos la batería está integrada, por lo que no es posible mantener una carga de repuesto para evitar tener que interrumpir el vuelo durante mucho tiempo. En otros casos, particularmente en el rango de precios bajos, el fabricante puede ofrecer comprar baterías de repuesto por separado.

Distancia de vuelo

En términos de rendimiento, la distancia de vuelo es otro parámetro a considerar. Los mandos a distancia de los aviones teledirigidos suelen transmitir a 2,4 GHz y, por supuesto, la potencia de la antena varía de un modelo a otro: los aviones teledirigidos para uso privado tienen un alcance de acción de 300 a 800 m.

Algunos modelos con GPS integrado, además, permiten la planificación de la ruta de prevuelo: de esta manera el avión teledirigido, una vez despegado, vuela con el “piloto automático” en la ruta preestablecida, y en este caso puede alcanzar distancias mucho mayores (algunos modelos industriales vuelan hasta 50 km de distancia).

3. Cámara

Uno de los principales atractivos del avión teledirigido es que, casi siempre, ya está equipado en la compra para la fotografía y el tiro aéreo, a diferencia del modelo de avión. Por lo tanto, no sólo es divertido conducir el avión teledirigido, sino también practicar disparos y secuencias filmadas desde ángulos que de otro modo serían imposibles.

Por lo tanto, quien compra un avión teledirigido no puede ignorar las características de la cámara suministrada y considerar si existe o no la posibilidad de sustituirlo por otro dispositivo (normalmente una cámara de acción). Así que vamos a resumir las características a las que hay que prestar atención.

Resolución fotográfica

Por supuesto, en primer lugar le gustaría saber si la cámara suministrada, ya sea fija o no, puede tomar fotos de buena calidad. Teniendo en cuenta que cualquier cámara integrada montará un sensor de 1/2.3″, igual que las cámaras digitales, es poco probable que el rendimiento fotográfico sea mejor que el de una cámara compacta moderna. El número de píxeles que puede encontrar en una cámara oscila entre sólo 2 Mp y un máximo de 14 en modelos de muy alta gama.

Además, en los modelos “entry level”, los más baratos, raramente encontrará que especifica otras características, como ISO o el ángulo de visión de las lentes. Sólo los mejores modelos se venden ya equipados con una cámara de buen nivel, con funciones como el disparo múltiple, la posibilidad de elegir entre diferentes resoluciones y establecer algunos parámetros técnicos.

Resolución de video

En segundo lugar, evaluará la calidad de las imágenes de vídeo realizadas por el avión no tripulado. La cuestión aquí es considerar a qué definición y fps (fotogramas por segundo) se hacen las secuencias de vídeo, y si es o no posible cambiar los ajustes, para tener por ejemplo películas con una resolución más baja pero que también ocupan menos espacio en la tarjeta de memoria (de lo que hablaremos en breve).

Memoria

En muchos casos, la tarjeta de memoria en la que se almacenan las fotos y películas tomadas en el aire no está incluida en el paquete en el momento de la compra o, cuando lo está, no es muy grande (2 GB o un poco más). Por lo tanto, se aconseja comprar uno por separado, respetando las dimensiones máximas si así lo indica el fabricante. Suelen estar equipados con tarjetas de memoria MicroSD: los modelos de gama alta se pueden equipar con tarjetas de hasta 64 GB.

Integración móvil

Ya hemos visto como en algunos casos es posible controlarlo desde su smartphone o tablet, simplemente instalando las aplicaciones gratuitas puestas a su disposición por los fabricantes. Muy a menudo, sin embargo, las aplicaciones también (y en algunos casos sólo) le permiten controlar la cámara montada en la aeronave: es decir, puede mostrar en tiempo real en la pantalla de su dispositivo móvil las imágenes tomadas por el avión no tripulado, decidir cuándo tomar y cuándo tomar, compartir las imágenes inmediatamente en línea.

Ver el “punto de vista” del zángano en tiempo real también es útil por otra razón: cuando no es fácil seguir el zángano con los ojos, puedes volar “a la vista”, orientándote a través de las imágenes transmitidas por la cámara.

Montaje

Dijimos que una cámara puede ser integrada o desmontada y reemplazada por otra cámara. En ambos casos, hay otro factor a tener en cuenta: si la cámara puede orientarse en diferentes ángulos, sobre un soporte que luego se articula, o si tiene una posición fija. La posibilidad de orientar la cámara como quieras te permite tomar fotos y disparar desde diferentes ángulos, mientras que un zumbido con cámara fija permite menos creatividad a la dirección.

Los mejores modelos también pueden tener un estabilizador de cámara incluido en el sistema de montaje, o tener la opción de montar uno. En inglés estos instrumentos se llaman “gimbal” y pueden ser motorizados. La presencia o ausencia de un estabilizador marca una gran diferencia en la calidad de las tomas: las imágenes son de hecho muy fluidas, sin sacudidas, sólo porque el estabilizador compensa activamente los movimientos bruscos a los que puede estar sujeto un dron en vuelo.

4. Estabilidad

Por último, también deben tenerse en cuenta algunas consideraciones técnicas sobre la estabilidad de un avión teledirigido, es decir, la estabilidad del rumbo durante el vuelo. Las características que vamos a enumerar son relevantes tanto para aquellos que quieren aprender a volar su primer drone, como para aquellos que quieren especializarse en tiro aéreo: aprender a volar con un modelo muy estable es naturalmente más fácil, mientras que hacer buenas fotos y filmar la estabilidad es un factor determinante.

Vamos con el orden.

Rotores

Uno de los principales factores que determinan la estabilidad de un avión teledirigido es el número de rotores con los que está equipado. No hay más modelos con sólo tres rotores, el mínimo es ahora el de los cuatro rotores. Este tipo de zángano es a menudo llamado cuadricóptero o, en inglés, quadcopter, y desde el punto de vista de la estabilidad en vuelo ya ofrece un rendimiento satisfactorio.

El único defecto es que si una o dos hélices fallan, se pierde la estabilidad y la aeronave se vuelve casi inmanejable. Mucho mejor en este sentido los modelos con seis rotores, hexacopteros o hexacopteros. Se trata de modelos de gama media, normalmente de tamaño medio-grande, que por el simple hecho de tener seis rotores en lugar de cuatro son generalmente más potentes, más estables incluso en condiciones de viento y mejor dirigibles incluso en caso de fallo de uno o dos rotores.

Por lo tanto, podemos recomendar un zángano de este tipo a aquellos que quieran especializarse en tiro aéreo, mientras que aprender a volar está bien un cuadricóptero.

También hay modelos de ocho rotores (octacópteros u octacópteros), pero estos son muy grandes, muy caros y se utilizan principalmente en la industria cinematográfica.

Ejes

Entre las especificaciones técnicas de un avión teledirigido siempre se menciona el número de ejes. En este caso es el número de sensores que sirven para hacer que el zángano “entienda” cómo se sitúa en relación al espacio circundante: a qué altitud, si está al revés, si acelera hacia arriba, hacia abajo, lateralmente, etc… La tendencia de los fabricantes es ahora equipar sus aviones teledirigidos con seis ejes, porque un mejor “conocimiento” del espacio permite a los aviones teledirigidos volar de forma más estable y segura. Los modelos de la generación anterior, con tres ejes, están, de hecho, más sujetos al vuelco cuando se hace, por ejemplo, una curva muy apretada y rápida, y aguantan incluso mucho peor a las ráfagas de viento.

Dimensiones

Finalmente, el factor más obvio que influye en la estabilidad es su tamaño. Esto no es sólo una cuestión de peso, por lo que un objeto más pesado es obviamente menos sensible a las ráfagas de viento, sino también a la elevación: las palas más grandes desarrollan más elevación, y permiten no sólo volar más alto y más rápido, sino también mantener mejor la posición en cualquier circunstancia. Un microdron, de los que están en la palma de la mano, difícilmente será tan estable como uno de 40 cm de lado!

Otros factores a tener en cuenta para la elección del dron

¿Son importantes los materiales?

Para un dron, los materiales son importantes por al menos dos razones. El más obvio es, por supuesto, el peso: para volarlo debe ser lo más ligero posible. Por esta razón, los materiales de construcción del bastidor, de la carrocería y de las hélices deben ser ultraligeros: en los modelos más económicos es simplemente de plástico, mientras que los más sofisticados son de fibra de carbono.

Estos dos materiales también son muy diferentes en términos de resistencia: naturalmente, el plástico es más suave y más frágil que la fibra. Por esta razón es importante considerar también qué y cuántas piezas de repuesto se incluyen en la compra del avión teledirigido: es esencial que haya algunas piezas de repuesto para las hélices, por ejemplo, que son las más frágiles y propensas a romperse.

También es importante que haya protectores para las hélices, que se pueden montar cuando se está aprendiendo a volar y cuando se vuela dentro de la casa, para proteger en este último caso no sólo al zángano, sino también a los muebles y a las personas.

¿Es importante la marca?

En el caso de los drones, la marca es suficientemente importante para aquellos que tienen la intención de hacer un uso prolongado y semi-profesional. Si su objetivo es aprender a volar bien como hobby o para darle fotografía aérea, entonces usted necesita comprar un buen zángano de gama media-alta de un fabricante conocido por sus productos de buena calidad. DJI, 3DR, Parrot y Yuneec son sólo algunos de los mejores nombres para los de gama alta.

Si, por otro lado, lo consideras poco más que un juguete, quizás como un regalo para los más jóvenes, entonces puedes invertir mucho menos y ganar un modelo menos sofisticado, que seguirá siendo más que suficiente para aprender a volar con estos dispositivos. Hubsan, UDI, JJRC son marcas que ofrecen modelos con un coste muy bajo pero un rendimiento satisfactorio.

¿Es importante el precio?

Como es fácil de adivinar después de lo que se ha dicho hasta ahora, el precio de un avión no tripulado es importante a la hora de buscar un modelo de calidad y duradero. La gama de precios de los zánganos es de hecho extraordinariamente amplia, oscilando desde los 40 € de los modelos de juguete más pequeños y sencillos hasta más de 1000 € de los zánganos más sofisticados y potentes.

Junto con el precio, las características que aumentan en un drone son en primer lugar la capacidad de la batería y la autonomía de vuelo, el alcance cubierto por el mando a distancia y en general el tamaño. Las características que se encuentran en los modelos de gama alta son también la integración con GPS, la presencia de un brazo pivotante y estabilizado para la cámara y, en su caso, una cámara precisamente de buena calidad.

He aquí un resumen de las principales características que puede encontrar en cada rango de precios:

  • Rango Bajo: < 120 €, cámara integrada 2 Mp, alcance 6 min, alcance 300 m
  • Rango medio: 200-400 €, cámara de 8 Mp desmontable, alcance de 15 min, alcance de 400 m, retorno automático, integración de aplicaciones
  • Rango alto: >500 €, cámara desmontable de 12 Mp, rango de 25 min, rango de 500 m, retorno automático, integración de aplicaciones, streaming en tiempo real, GPS integrado.
Menú de cierre